Páginas vistas en total

lunes, 27 de junio de 2016

‘Mi libro preferido’!



A dos centímetros de ti

Autora: Ana Sánchez Camacho
Curso: 1º ESO-D
IES Albujaira, Huércal-Overa (Almería)
Mi libro preferido es A dos centímetros de ti, escrito por Elizabeth Eulberg. Este libro te plantea varias preguntas: ¿los chicos y las chicas pueden ser realmente amigos?  ¿Están siempre a una pelea de no volverse a hablar nunca? ¿Están a un beso de encontrar el amor verdadero?
A dos centímetros de ti narra la historia de un chico llamado Levi, que vivía en California y se tiene que trasladar a vivir a Wisconsin. Allí conoce a una chica llamada Macallan, de la que no pensaba que podría llegar a ser su mejor amiga. A Levi se le hace muy duro tener que trasladarse a vivir a un lugar nuevo, pero la amistad que llega a tener con Macallan hace que le resulte más fácil, aunque hay que decir que esta bonita historia no empieza muy bien, ya que Macallan es un poco grosera con él al principio. Pero poco a poco se van conociendo y se convierten en los mejores amigos, aunque todo el mundo piensa que los chicos y las chicas no pueden ser realmente amigos; por ello, los chicos no le piden salir a Macallan, porque piensan que está con Levi. Durante la historia, Levi y Macallan tienen sus respectivas parejas, lo que provoca entre ellos celos y algunas peleas.
A dos centímetros de ti es mi libro favorito porque es un libro ameno de leer, que te engancha a la historia que te está contando desde el principio, y cuanto más lees, más quieres saber y conocer de esta bonita historia. Aunque parece un libro común, que te está contando los romances de los protagonistas, conforme lo vas leyendo, ves que trata más temas, aparte del amor, ya que habla de la familia, de la muerte de la madre de Macallan y de lo duro que puede ser tener que tomar decisiones sin que te equivoques.
Otra cosa que me ha gustado mucho de este libro es que un capítulo lo cuenta un protagonista y el siguiente lo cuenta el otro protagonista, y así sucesivamente hasta llegar al último capítulo. Esto hace que sea un libro fácil de comprender, porque las historias que cuentan los protagonistas no se mezclan, aunque los dos estén hablando de lo mismo.
El libro también me ha gustado porque aunque la madre de Macallan había muerto, hablan de ella y no la dejan en el olvido. En cuanto al final, también está muy bien porque cuando estás leyéndolo crees que serán solo amigos, pero otras veces parece que serán algo más que eso. Por eso digo que es un libro que te engancha desde el principio, porque quieres saber si finalmente será como te lo estás imaginando y   deseando que sea.
En definitiva, es un libro entretenido, divertido, ameno e intrigante en algunas ocasiones, en el que estás deseando llegar al final, para conocer cuál será el desenlace.

Cartas de amor a los muertos

Autora: Alejandra Hoyos de la Cruz
Curso
: 1º ESO-D
IES Albujaira, Huércal-Overa (Almería)
Mi libro preferido cuenta la historia de una chica llamada Laurel, que era una adolescente bastante común con una vida muy normal. Su padre trabajaba mucho por traer un sueldo a la familia y su madre era ama de casa, lo cual le encantaba y compaginaba con su faceta de actriz. Laurel iba al colegio, tenía muchas amigas y preocupaciones normales de su edad, y sobre todo estaba su hermana May.
Va a ser su hermana la que, al fallecer repentinamente, suponga la primera pieza de dominó que haga que la vida de Laurel se vaya desmoronando poco a poco. La presión puede con la madre, que ya no puede más y decide marcharse a California. Su padre, un hombre alegre y feliz, se vuelve frío y distante, y por si todo esto no fuese poco, Laurel entra en la adolescencia (una etapa muy complicada) y, al comenzar el instituto, toma una decisión, no quiere ir al mismo al que iba su hermana May. Ella quiere el derecho a una vida normal donde no te estén compadeciendo todo el tiempo y no te señalen por ser la chica cuya hermana falleció. Laurel necesita una oportunidad de ser normal y aquí es donde comienza la historia.
Un día en el instituto, su profesora de Lengua le pone como tarea escribir una carta a un personaje fallecido, así que ella en vez de escribir sobre su hermana decide escribírsela a Kurt Cobain (un componente del grupo Nirvana del que su hermana era fan incondicional). Ella necesitaba hablar con este personaje, porque su hermana pasaba mucho tiempo con él, y contarle cómo se encontraba, era como si él de algún modo estuviera conectado a su hermana. Más tarde decidió escribir otra a Amy Winehouse, después a otro personaje y así siguió durante un tiempo, escribiéndoles a muchos personajes históricos más. Poco a poco, esto se va convirtiendo en una terapia para ella, ya que a través de estas cartas a los muertos, Laurel nos va contando cómo es su nueva vida. Es como si ella estuviese teniendo conversaciones con todos estos personajes a los que les escribe y así es como poco a poco la vamos a ir conociendo. Nos habla de cómo es su vida ahora, de cómo era antes, de cómo es adaptarse a una familia rota, cómo es que su hermana ya no esté con ellos, de su comienzo en un nuevo instituto, de cómo es enamorarse, de su nuevo padre (que ya apenas habla con ella y comenta como antes los partidos de béisbol), del poco contacto que tiene con su madre (la cual ya ni la llama por teléfono). También nos habla de Sky, el chico que le gusta, de Hannah y Natalie, sus nuevas  amigas, y de la extraña relación que tiene con ellas, de su devota y religiosa tía Amy, la cual pensaba que siempre había que rezar para salvar el alma de May y, sobre todo, de su hermana mayor, May, de cómo era todo cuando ella vivía, de lo unidas que estaban, de cómo era tener una hermana mayor, de cómo era tener una confidente, alguien que te lo contaba todo, de la sensación que la abruma cada vez que abre su armario y ve que toda la ropa de su hermana sigue exactamente igual que antes, de cómo le susurraba canciones al oído, de cómo se metía en su cama cada vez que oía a sus padres discutir, de lo que duele ver esas fotografías que empapelan su cuarto y de que cada una de ellas es el recuerdo de un momento y de un lugar, de lo que es perder un pilar fundamental en su vida. Nos habla, sobre todo, de su hermana, y al hacerlo sentimos sus sentimientos, sus sensaciones y su presión, su angustia y ese deseo de mantenerla constantemente en su memoria, de que no desaparezca su recuerdo.
Me ha gustado muchísimo este libro porque a través de sus líneas la autora, Ava Dellaira, me ha hecho sentir cosas en las que nunca me he parado a pensar. Deja un mensaje extraordinario sobre cómo afrontar la pérdida de un ser querido, cómo aprender a seguir viviendo sin su presencia, pero siempre recordando los momentos pasados y como sería todo si todavía siguiera entre nosotros. Por supuesto, recomendaría este libro porque es genial y con mucho sentimiento.


No hay comentarios: