Páginas vistas en total

sábado, 9 de enero de 2016

ANTIGUAS CALCOMANÍAS



     Fueron un entretenimiento en aquellos años sesenta en que cualquier novedad que aparecía a nuestros ojos significaba todo un descubrimiento. Se podían adquirir en quioscos, papelerías y tiendas de tebeos y revistas, o eran un regalo con la compra de algún producto infantil, y las hubo con imágenes de todo aquello que podía ser agradable a la vista de cualquier niño de la época. Había que humedecerlas para poder adherirlas a la superficie elegida, que podía ir desde el forro de las tapas de nuestros libros y cuadernos de escuela hasta las manos, aunque cuando pasaban unos días, desaparecían.



No hay comentarios: